Cuidados generales

Los gatitos son muy curiosos y pueden meterse dentro de lavadoras, secadoras de ropa y heladeras, siempre verifica antes de cerrar la puerta.

Siempre tendrán su arenero con piedrecitas sanitarias. El gato necesita su arenero siempre en el mismo lugar, el cual deberá lavarse y poner piedrecitas limpias cada 4 días, así no olerá mal.

Peinado

Usar un peine de metal con puntas de dientes redondos. Peinar siempre en dirección del crecimiento del pelo, el lomo, el cuello, las axilas, las patas, la barriga. La cola peinar solamente cuando tenga nudos, sino es conveniente no peinarla porque en ella ahí glándulas que segregan grasa y el peinado estimula esa secreción.

Siempre peinar de la raíz del pelo hacia la punta. A los gatos les encanta que los peinen, para ellos es como una caricia.

Cuidado de las orejas

Limpie alrededor de los pliegues con algodón ligeramente humedecido con aceite de bebé Jhonnson. Nunca profundamente, siempre limpiar lo que se vé. Las orejas de los gatos raramente se ensucian, presentan una película ligera de cera. Si alguna vez tiene secreción muy negra y espesa consultar al veterinario, podrían ser ácaros.

Cuidado de los ojos

Diariamente, con ayuda de un algodón humedecido en agua tibia o solución fisiológica tibia, limpiar las legañitas. Si no se limpia diariamente, se irá acumulando suciedad y desluce totalmente la mirada del persa, y la cara quedará manchada si Ud. no lo limpia.

Cuidado de las uñas

Cada 15 ó 20 días con ayuda de un alicate cortar las uñas de las patas delanteras, las patas traseras no hace falta.

Se corta solamente la punta filosa de la uña, así evitamos que al rascarse se pinche un ojo, o que arañe los muebles de la casa.

Se corta solamente la punta de la uña. La parte con punta.
Si cortamos muy arriba el gatito sangrará.

Baño cotidiano

Lo ideal es bañarlo cada 25 días. Los gatos tienen la temperatura del cuerpo un grado y medio más alta que nosotros. Usar el agua tibia a calentita. Aproximadamente a 39º, y usar shampoo para gatos y perros. Nunca usar shampoo que sea para perros solamente.

Es importante peinar bien al gato antes de mojarlo. Mojarlo y poner en la primera vez detergente de lavar los platos, enjabonarlo con ayuda de agua, eso hará que se moje completamente. Enjuagarlo bien y hacer 3 enjabonadas más con el shampoo para gatos enjuagando cada vez.

Para terminar enjuagarlo bien y cuando pienses que ya está, empezar a enjuagarlo otra vez.

Si queda mal enjuagado el pelo quedará como grasoso.
Secarlo bien con ayuda de toalla.
Antes de secarlo con el secador de pelo, peinarlo muy bien para que no queden nudos. Y con ayuda del peine y el secador, secarlo MUY BIEN.
Cuando terminen, tratar de que no tome frío y darle de premio paté para gatos o carne picada cruda (previamente congelada).
Tenga cuidado de que no entre shampoo en los ojos y orejas.