Nuestros comienzos…

Somos una pequeña familia. Tenemos dos hijos: Enola y Amaro. Mi marido Juan Carlos y yo, Celia, vivimos en la provincia de Cádiz. Con nosotros viven nuestra perrita Princesa y nuestros gatos Carla y Toulouse.

Me gustaría que supieseis nuestros primeros pasos con estos gatitos tan divinos…

¡Todo fue inesperado! Una mañana, a la entrada del cole de mis hijos, en la misma puerta, había una familia de hermanitos abandonados. Yo no quise ni mirar, pues la verdad nunca me llamaron la atención los gatos, por lo que mucha gente habla de ellos: ¡casi nada bueno!

Gracias a Raspita, conocí a los gatos y para nada tiene que ver con lo que me decían… ¡me enamoró desde el principio!

Mi niño, sin pensarlo dos veces, salió del coche y agarró a uno de ellos. Ya no hubo manera de que lo dejara allí otra vez.

Así que lo llevamos a casa y fue la cosa más adorable, cariñosa, juquetona, maravillosa…

Tras nueve meses, un día se escapó de casa y todos lo buscamos como locos: pusimos carteles, avisos en clínicas veterinarias… ¡Lo pasamos realmente mal!

Me obsesioné un poco con su búsqueda. Allí estaba yo, viendo si era mi pequeña… Nunca apareció.

Con el tiempo, me planteé buscar otra gatita con cualidades algo más “tranquilas” y más “caseras” para que no me ocurriera lo mismo. No me decidía…

¡¡Bueno!! no me decidía , pero un día mi marido me hizo el regalo perfecto para mí: Carla, mi pequeña Carla. Mi pasión, es todo amor.

Con el tiempo, unos Reyes Magos me trajeron al pequeño Toulouse, tan maravilloso y juguetón. Nos tiene locos, en especial a mi hija: se tienen un especial y mutuo amor. ¡Son tal para cual!

Hoy día, ya no formamos una pequeña familia… sino una gran familia, la cual queremos seguir aumentando, porque nuestra vida sin ellos, esos maravillosos gatitos, no tendría esta Felicidad plena…

Muchas gracias por visitar nuestra web. Para cualquier consulta no dudéis en llamarnos. Os ayudaremos en todo lo posible, ya que no tenemos problema en compartir todos nuestros conocimientos sobre estos magníficos animalitos, aunque también nos queda muchísimo que aprender de todos los amantes de esta raza…

Celia R. Taibo